Yoga

El Yoga: Una manera real de unir cuerpo, mente y espíritu. 

El yoga es originario de India y fue creado hace más de 5.000 años. Surgió como una respuesta a las distintas problemáticas existenciales del ser humano. Por ello, ha sido practicado por grandes sabios a lo largo de toda la historia de la humanidad. Además, el yoga forma parte de uno de los seis sistemas filosóficos de India (Darshanas) y comprende un marco práctico, fisiológico y teórico.

La palabra yoga proviene de la raíz sánscrita “Yuj” que significa conectar y/o unir, y lo que busca esta disciplina es precisamente tomar conciencia de la unión entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

En la actualidad el mundo occidental entiende el yoga como un excelente método para combatir los efectos negativos de la muy agitada y estresante vida moderna, pero en realidad el sentido último y profundo de este sistema filosófico es el reencuentro de Dios con el alma individual.

En todo el conocimiento que nos entrega el yoga hay una cantidad de métodos y principios orientados a re-despertar la relación eterna que hay entre el alma individual (nosotros) y el Alma Suprema (Dios). Por ejemplo, están las diferentes posturas corporales (asanas), las distintas formas de control de respiración (pranayama) y las secuencias de movimientos (vinyasas).

Todos estos aspectos de la práctica del yoga han sido muy difundidos en los últimos 40 años en occidente, pero aún más importante que esto es involucrarse con los principios filosóficos que lo sustentan: Entender la naturaleza de la existencia humana, aprender a controlar los sentidos y la mente, lograr la ecuanimidad en nuestro comportamiento, sentir amor y compasión por todas las entidades vivientes, descubrir el verdadero conocimiento del ser, practicar diversas austeridades en nuestras vidas y lo más importante: Desarrollar devoción/amor por Dios.

Todo esto está descrito con gran profundidad y belleza en varios textos clásicos antiguos de India como las “Upanisads”, “Ramayana” y “Bhagavad-Gita” y en textos posteriores como los “Yoga Sutra” de Patanjali.

En el Bhagavad-Gita Krishna (Dios) explica que, aun cuando el yoga es uno, existen distintas sendas que elevan al yogui hasta la plataforma más profunda de realizaciones espirituales.

Todo comienza en el Karma Yoga (el sendero de la acción), luego se avanza hacia Jñana Yoga (sendero del conocimiento) y después a Hatha Yoga (yoga físico) para culminar en el Bhakti Yoga (yoga de la devoción por Dios).

La práctica del Bhakti Yoga es sumamente importante pues genera conocimiento revelado, desapego de los resultados de las acciones y realización del ser, permitiendo integrar los resultados del Jñana y Karma Yoga. En la actualidad el Hatha Yoga eleva la calidad de vida de las personas mediante prácticas físicas cortas y simples.

Invitamos a todas las personas interesadas en la práctica del Yoga a acercarse a ISKCON Chile.