Nrisimha Caturdasi: El advenimiento del protector de los devotos

El 15 de Mayo se celebra Nrisimha Caturdasi, día en el cual recordamos al Señor como el protector de Sus devotos y removedor de todos los obstáculos y dificultades en la senda espiritual. Nrisimhadeva es un avatar de Krishna, conocido por su aparición en el mundo para salvar a Su devoto, un pequeño niño llamado Prahlada, que a pesar de su corta edad era un alma autorrealizada y entregada al Señor.

En este pasatiempo, el Señor adviene en la forma Nrsimhadeva, forma extraordinaria de mitad león y mitad hombre. Esta forma de Krishna es glorificada, descrita y explicada en la escritura vaisnava Srimad-Bhagavatam.

La historia cuenta cómo Hiranyakasipu, un poderoso enemigo del Señor, realizó grandes austeridades con la finalidad de alcanzar la inmortalidad. Su objetivo era gobernar el mundo entero y ser alabado por toda la humanidad. Gracias a sus austeridades, obtuvo las bendiciones de que no podría ser asesinado por ningún hombre, ningún animal o ningún arma. No se le podía matar ni en el interior ni en el exterior, ni en el aire ni en el agua, ni en el suelo. No podía ser asesinado durante el día o la noche y, de esta manera, se creía invencible.

Hiranyakasipu era el padre de Prahlada, a quien insultaba y maltrataba constantemente por el ímpetu espiritual de su hijo, que él veía como una amenaza. Prahlada hablaba sobre Dios a sus pequeños compañeros de curso, convenciéndoles que el objeto de devoción era el Señor y no su padre. Un día, Hiranyakasipu, lo encaró e insultó, lleno de furia por la actitud de su hijo. Pero Prahlada intentó instruirlo, diciéndole:

«Prahlāda Mahārāja continuó: Mi querido padre, por favor, abandona tu mentalidad demoníaca. Deja de hacer diferencias entre amigos y enemigos en tu corazón; ten una mente ecuánime con todos. En este mundo, el único enemigo es la mente cuando está desviada y fuera de control. Cuando vemos a todos los seres en un plano de igualdad, llegamos al nivel de adorar al Señor perfectamente».
«En el pasado hubo muchos necios como tú, que no vencieron a los seis enemigos que roban la riqueza del cuerpo. Esos necios estaban muy orgullosos, pensando: «Hoy he vencido a todos los enemigos en las diez direcciones». Pero aquel que logra la victoria sobre los seis enemigos y se muestra ecuánime con todas las entidades vivientes no tiene enemigos. Los enemigos no son más que imaginaciones de las personas influenciadas por la ignorancia». Srimad Bhagavatam 7.8.9-10

Pero Hiranyakasipu siguió insultándolo y ridiculizándolo, hasta preguntarle:

«¡Oh, desafortunado Prahlāda!, siempre estás hablando de un ser supremo que no soy yo, un ser supremo que está por encima de todo, que es el controlador de todos y está en todas partes. Pero, ¿dónde está? Si está en todas partes, ¿por qué no está presente ante mí, en esta columna?» Srimad Bhagavatam 7.8.12

En ese momento, el Señor, en su feroz forma de Nrisimhadeva, apareció desde la columna del palacio. El Señor no tolera el maltrato de Su devoto y, por lo tanto, mató al demonio colocándolo en su regazo, colocándose en la puerta al anochecer y desgarrando su cuerpo con Sus garras, manteniendo así fácilmente las bendiciones dadas a Hiranyakasipu pero despachándolo efectivamente.

Los devotos cantan oraciones especiales al Señor Nrsimha invocando Su protección para permanecer siempre bajo el refugio del servicio devocional hacia la Suprema Personalidad de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba